Andrea Menéndez y un tiempo para nuevos referentes

Andrea Menéndez pertenece a una generación que creció sin referentes futbolísticos femeninos. Hoy, la situación es muy diferente para el fútbol femenino en España. Se han construido nuevos referentes y su masa social sigue creciendo, pero queda trabajo por hacer. Ganar protagonismo en los espacios reservados para el fútbol masculino, una liga profesional reconocida y un título de la Selección absoluta son algunos de los desafíos que están por venir

 

El fútbol femenino ha crecido en España a pasos agigantados durante los últimos años. Las diferencias se aprecian sobre el campo y en su dimensión mediática y social, sin dejar de lado el carácter familiar y la cercanía entre afición y jugadoras, una de sus señas de identidad. Andrea Menéndez ha vivido desde dentro esta transformación, como escritora, streamer en Twitch y miembro de Futboleras. 

Le gustaría hacer esta entrevista en uno de los estadios emblemáticos de España: San Mamés. Para Andrea, conserva la esencia del fútbol clásico tras su reforma, algo que han perdido otros campos, convertidos en “centros comerciales”. “Es el estadio más bonito en el que he estado. Y eso que he ido mucho al Molinón -asegura-. A parte, por el respeto y el cariño que le tienen al fútbol femenino en Bilbao. Se respira un rollo distinto. Las calles, la gente, los niños con camisetas de mujeres futbolistas. La atmósfera futbolística que te crea es irrepetible“. 

Mucha gente te conoce por la historia del juicio de las plantillas de 75 céntimos. Es un poco cómo funcionan las redes sociales. Hacerte viral por algo que no necesariamente es lo tuyo

En aquel momento era mi trabajo. Yo siempre he escrito. En Instagram ya tenía 11.000 seguidores porque estaba subiendo textos de unos libros que me autoedité. Y al final fue la consecuencia de estar escribiendo. Fue el boom de los hilos en Twitter, de la narrativa, de la “Twitteratura”. Manuel Bartual y demás… era el momento.

¿Cuáles son tus primeros contactos con el mundo del fútbol?

En 2011 estaba en el paro. La cuñada de un amigo estaba entrenando a un equipo de fútbol femenino en Gijón y necesitaban una entrenadora de porteras. Allí empecé. Con este equipo, que era el Gijón Femenino B, entrenando a las porteras. Mi vocación era intentar aumentar la comunicación de estos equipos de regional que no conocía nadie. Empezamos con una cuenta de Twitter, de ahí ya me fui a cubrir la información del Sporting Femenino. Luego al Femiastur, que estaba en categoría nacional, de jefa de prensa. Había muy pocos medios, estamos hablando de 2014, 2015. Ahora voy a sacar una novela de fútbol femenino y se me ha dado la oportunidad de entrar en Futboleras. Estoy coordinando un equipo de 4 personas. Cubro la Primera Iberdrola, Champions, Selección… un poco olvidándome de regional, que para eso tenemos un equipo muy grande que lo puede llevar igualmente.

¿Cómo es ver desde dentro el crecimiento del fútbol femenino a nivel periodístico?

Ha habido un estallido desde el Mundial de Francia. También influye la obligación de FIFA de potenciar el fútbol femenino en todos sus países miembros en los últimos años. La gente al final se va enganchando más, tanto periodistas como aficionados. El papel que hizo España en el Mundial de Francia, más luego la Sub 19 en el Europeo, la Sub 17 en el mundial… al final, si le das la oportunidad a la gente de ver lo que hacen en el campo, se unen. Los medios tienen que respaldar ese interés del aficionado.

Antes, para que una noticia de fútbol femenino ocupara una portada tenía que pagarla un patrocinador, como Iberdrola. Ahora se genera un interés. Lo acabamos de ver con el Caso Misa, el #MismaPasion. Al final los medios están obligados a seguir el fútbol femenino porque cada vez hay más aficionados. No es una moda, es una tendencia ascendente que tiene que estar respaldada socialmente.

La batalla de los referentes

El estadio Wanda Metropolitano durante el FC Barcelona - Atlético de Madrid de Liga Iberdrola 2019. Imagen: Twitter @elchiringuitotv

El partido de la Liga Iberdrola entre el Atlético de Madrid y el Fútbol Club Barcelona congregó a más de 60.000 espectadores en las gradas del Wanda Metropolitano, en Madrid. El encuentro se saldó con victoria azulgrana por 0-2. No se recuerda tanto el resultado, sino el componente histórico de la jornada. Simbolizó el crecimiento del fútbol femenino en nuestro país. Una demostración de fuerza capaz de llenar estadios reservados para los equipos masculinos y de construir sus propios referentes.  

Mucha gente lo empieza a seguir el fútbol femenino porque aparecen referentes. Se trata de mostrarlo para que llegue a la gente

El tema de los referentes es el caballo de batalla principal. Tengo 35 años y he crecido siempre con referentes masculinos. Ahora le das la oportunidad a las niñas de saber que hay futbolistas como Alexia Putellas, que es de las mejores jugadoras del mundo, que es española y que es muy fácil conocerla y acercarse a ella.  Porque la cercanía sigue siendo la magia del fútbol femenino.

Es muy importante que tengan referentes de entrenadoras, que sepan que hay directivas, no solo en el fútbol femenino. Patricia Rodríguez, que estaba en el Elche de directora deportiva, ha revolucionado el fútbol. Su ejemplo de gestión en el Eibar se estudia en las universidades. Hay que ponerles a las niñas referentes de ese tipo delante para que sepan que pueden ser lo que quieran dentro del fútbol. Jugadoras, entrenadoras, directivas y también periodistas. Antes ibas a una redacción de un periódico y eran todo hombres. Ahora ya se empiezan a ver mujeres en pantalla o detrás de un micro, como Mamen Hidalgo o Ana Pastor, que pueden ser referentes para otras niñas.

Hemos visto, cuando hemos tocado el fútbol femenino, que en el tema de los referentes siempre había una toma de contacto con el deporte masculino antes del femenino. Entiendo que tu caso es parecido

Sí claro. Esto ya está cambiando. A mí me gustaba Zamorano, me gustaban Laudrup, Romario… no sabía que existían mujeres futbolistas. No se les daba esa cuota de pantalla necesaria para que lo supiéramos. Te voy a poner un ejemplo. A mí me sigue una madre en Twitter que su hija tiene ahora siete años. Es portera, se llama Itziar y su referente es Esther Sullastres, la portera del Depor. Ella quiere ser Esther Sullastres desde que tiene cinco años. Esa niña no quiere ser Ter Stegen porque ya tiene un referente real, cercana. La niña la ve en televisión o en el campo y quiere ser ella. Eso antes no nos pasaba. Hay un hilo viral de un padre después del mundial de Francia, jugando con su hijo. El niño le dice que se pide Paños (Sandra Paños). Ya empieza a ser muy natural, pero tenemos que dar a los niños y a los adultos la posibilidad de verlas. Si no, es imposible crear referentes.

En el fútbol femenino se conserva esa cercanía. Cualquier jugador, pongamos, del Getafe, ya  parece una estrella. No es tan accesible

El fútbol masculino sigue viviendo dentro de una burbuja en la que están muy lejos los aficionados. Puede haberlos más cercanos. En Bilbao, los jugadores hacen campañas en los hospitales y los colegios, siempre estando cerca de la gente. El fútbol femenino, de momento, y esperemos que no cambie, no está dentro de esa burbuja. Son muy cercanas en las redes sociales, en la calle. También es verdad que por ese desconocimiento, si se van a comer a un restaurante, la mayoría no sabrán que son Jenni Hermoso y Mapi León. Pero sí que esto va cambiando y ellas mantienen esa cercanía. Quizá los clubes están intentando alejarlas un poquito. Al final es la magia del fútbol femenino.

Comentabas en un streaming hace poco el tema de la profesionalización del fútbol femenino. ¿Es posible en España? ¿Hasta qué punto se pueden dar pasos en esa dirección?

La Liga puede ser profesional mañana. En base a la ley del deporte puede catalogarse como profesional. Por su dimensión mediática, económica y a los contratos que se realizan dentro de ella. Con el convenio, el tema de los contratos está resuelto. Hay una obligación por parte de los clubes de que las jugadores sean profesionales. La Primera Iberdrola recibe 16-17 millones de euros y luego tiene una masa salarial de 6. El crecimiento mediático en los últimos años lo justifica también. Las audiencias en televisión, el público dentro de los campos, el volumen de seguidores… cumple los 3 requisitos básicos para ser profesional.

¿Qué pasa ahora? Irene Lozano iba a hacerla profesional en julio, pero dejó el cargo. Al que está ahora no le veo dar pasos. Como esto es una decisión del Consejo Superior de Deportes, si no la toman, no vamos a ninguna parte. La Liga debe ser profesional el 1 de julio. Es el compromiso del CSD saliente, el entrante no se ha posicionado al respecto. Por tanto, no sabemos qué pasará

Se hizo un acto de despedida a Irene Lozano en el que se ratificaba que iba a ser profesional, pero no se han reunido todavía. Por tanto, no hay una calificación ni una propuesta de calificación oficial. ¿Puede serlo? Sí. ¿Cumple los requisitos? Sí. ¿Puede serlo mañana mismo? En cuánto se reúna la comisión. Pero hay unos pasos previos, una creación de estatutos, una firma de clubes que tiene que estar en julio y todavía no está hecha.

Antía André comentó en Sphera Sports que a las mujeres dentro del periodismo deportivo se les exigía más. En el sentido de “si eres mujer y te gusta el fútbol, dime el segundo portero del Tenerife”. ¿Te ha ocurrido algo así?

No me he dedicado nunca al periodismo. Soy escritora y creadora de contenido. Pero sí que lo he visto en otras compañeras y lo vemos en otros aspectos de la vida. Me acuerdo de un tweet viral. “Sí, te gusta mucho el fútbol femenino, pero ¿Cuántas camisetas tienes?”. Mi respuesta fue que tengo un bar en Gijón donde están expuestas todas las camisetas. Pero nosotras siempre tenemos que demostrar. Un hombre entra en una redacción de deportes y se da por supuesto que sabe de eso. Una mujer entra y dicen “¿Qué haces aquí?”.

Siempre tenemos un machismo latente dentro del ‘mundillo’. Y no solo los hombres. Yo sigo a Morena Beltrán, que para mí es la mejor en los análisis. Y yo, que tengo muchos micromachismos interiorizados, la primera vez que la vi dije “¿De qué va a hablar esta?”. Cuando empezó a hablar me calló. Para que una mujer esté en Argentina hablando de fútbol cómo habla ella, con el respeto que se le tiene por toda la audiencia. Lo único que se le critica es ser de Boca. A mí me parece flipante, pero habrá tenido que demostrar mucho para llegar allí. Es ella contra seis tíos y ninguno es capaz de rechistarle nada. Ha tenido que tragar muchísimo para llegar ahí seguro.

#MismaPasion y las dos caras del fútbol femenino

María Isabel Rodríguez, portera del Real Madrid Femenino, publicó en Twitter una foto suya, acompañada de otra de Marco Asensio, centrocampista del primer equipo blanco. “Misma pasión”, se podía leer, antes de que una ola de insultos contra la guardameta la obligaran a borrar el tweet. La cara reaccionaria y negativa de las redes sociales dio paso al apoyo de la mayoría de clubes españoles y varios gigantes europeos, como el Bayern de Munich. El #MismaPasión sacó a la luz dos caras bien distintas de las redes. 

Portada de MARCA en apoyo al #MismaPasión. | Imagen: Twitter @Marca

Has nombrado antes el hashtag #MismaPasion. Por una parte, es positivo que haya solidaridad y apoyo con una jugadora en concreto y con el fútbol femenino en general. Pero por otra, implica que sigue existiendo gente así de intolerante

Cada vez que hablas de fútbol femenino siempre te llega alguno. Muy frecuentemente llegan en manada a decirte que no interesa, que no vende, que juegan mal, que juega mejor mi primo el alevín. Te reto a que pongas un golazo de una jugadora para que veas el número de citados y respuestas que tienes diciéndote “sí, ¿pero la portera?”, como si no pasara en el fútbol masculino. Siempre hay una doble lupa vigilando todo. ¿Lo de Misa (Rodríguez)? Lamentable. Misa tiene un poder mediático brutal. Cuando está en el ojo del huracán de una polémica, es viral. Muy bien la respuesta del Madrid, del resto de equipos, de jugadores, de deportes respaldando a Misa.

Esta mañana lo pensaba. Nosotros hicimos una subasta solidaria en diciembre. Había unos guantes de Misa y la persona que se los llevó no pagó ni 60€. Esos guantes hoy, si los pone a la venta, lo multiplica por cien. Misa es una muy buena portera, tiene imagen, sabe hablar, utiliza muy bien las redes. Me voy un poco más atrás. Para mí el episodio más lamentable que tuvimos en Twitter con el machismo y el fútbol femenino fue cuando se reunieron una panda de malnacidos a retar a Virginia Torrecilla, mientras estaba con la quimioterapia, a jugar un partido porque ellos decían que la ganaban. Estuvieron días, semanas, dando la matraca. “Si no se muere, que juegue contra nosotros”, era lamentable y absolutamente mezquino lo que estaban haciendo por reírse del fútbol femenino. Y les da igual todo.

Cuando me dicen que el fútbol femenino es aburrido, que no dan tres pases seguidos, que las porteras son muy malas… les digo que soy del Oviedo. Si eres capaz de comerte un partido entero del Oviedo y decir que juegan bien… Te digo el Oviedo, como te digo cualquier equipo de Segunda, Segunda ‘B’ o incluso de primera. Porque he visto algunos de primera de 0-0 y no tirar a puerta. “Es que son menos potentes, corren menos, no tiran de lejos”. Ya, pero la elaboración de jugadas es distinta.

Se me viene a la cabeza la polémica con José María García, de hace un tiempo

Le callaron la boca mis niñas del Sporting (ríe). Es hablar desde la ignorancia absoluta. Que me digas, hace diez años, que una mujer futbolista no llegaba del córner al área, te puedo decir que sí. Porque lógicamente no estaban entrenadas. Cuando le contestaron las niñas del Sporting, había alguna de 14 años poniéndola al segundo palo. Ahora mismo, toda la inversión en técnicos y formación ha equiparado mucho las cosas. Nunca va a ser lo mismo cómo juega en potencia un infantiles, que una chica de 18 años. Ahora las cosas están muy equiparadas. Por eso vemos ligas juveniles ganadas por niñas, como la del Madrid CFF o el AEM de Lleida.

Cuando inviertes, esas distancias se acortan. Lo que ha pasado en España durante décadas es que no se invertía en la formación de jugadoras y era imposible, cuando no tenías ni un entrenador. Porque te entrenaba el primo del utillero del cadete masculino. Ahora tienes entrenadores formados, mejores instalaciones, preparadores, fisios… no olvidemos que ahora mismo somos potencia mundial de fútbol femenino. Vamos a una Eurocopa como favoritas.

Yo vi lo ocurrido con José María García como un prejuicio generacional. Con lo que me cuentas, ¿te da la sensación de que ese prejuicio persiste en gente joven?

Sí, pero está cambiando. Es muy fácil criticar lo que no conoces. No se van a prestar a ver un partido de fútbol femenino porque van con el prejuicio de que no les interesa. Pero, si al 80% de los que insultan a las futbolistas los llevas a ver un partido atractivo de Champions, con el ritmo intenso del fútbol femenino, al final se enganchan. Pero tienen algo dentro que les impide ver a mujeres jugar a fútbol. Al final muchos lo hacen en redes sociales por quedar de machos. Quieren ese respaldo de la manada por estar insultando a las futbolistas. Así es como funcionan las redes. Es peligroso. Yo siempre les contesto por eso. Porque creo que muchos no lo dicen, pero lo piensan. Cuando le rebates sí que se acaban convenciendo.

Uno me dijo que las mujeres no podían jugar a fútbol por no tener testículos, que es lo que genera la fuerza. Hice un hilo riéndome de él y otros me dieron la razón. Les pones vídeos de Mapi León dando un patadón a 70 metros. Hay un prejuicio basado en el desconocimiento puro. Si hicieran el esfuerzo de ver un partido de fútbol femenino, cambiarían. Mucha gente ha cambiado con la llegada del Real Madrid. Eso ocurre también con Misa. Con todo lo que hace cuando es viral, mucha gente se interesa por verla. Es un cambio muy necesario el que haya mujeres fuertes, que no tengan miedo a callarse y que cuando hablan, convencen.

Andrea Menéndez, en Cataluña Radio. | Imagen: Cataluña Radio,

No callarse es positivo, pero también trae más críticas

Siempre. Los Trending Topics son así. Hay gente que te va a criticar, que se va a mantener neutra y que te va a apoyar. Lo bueno de que se hable es que se da a conocer. Al final, quieras o no, la conversación apoya al crecimiento. Hay cosas negativas puntualmente. Lo de Misa, lo de Virginia o mi hilo sobre el convenio. Son virales negativos que se acaban positivizando. Lo que ha aprendido el fútbol femenino es que los insultos se pueden transformar.

Lo de Misa es un ejemplo. El comentario fácil es que ponía la foto de Asensio porque se lo quería follar. Se le puede dar la vuelta. Con mi hilo del convenio, “es que quieren cobrar”. A ver, están pidiendo 1000 euros al mes. ¿Messi pide 1000 euros al mes? Lo que piden es un marco legal que las respalde como trabajadoras porque tienen un contrato profesional. Es muy fácil el insulto rápido. Hay que explicar las cosas, hacerlas virales porque hay una audiencia que no se posiciona ni para un lado ni para otro, a la que tienes que atraer con la verdad.

Que pidan ese marco legal para ser profesionales me parece similar a lo que está ocurriendo con la Segunda ‘B’ y su reestructuración

El convenio de Segunda ‘B’ es una risa. Te da un permiso para hacer la mili y está escrito en pesetas. Hay que cambiarlo porque es del 89. Una cosa es cambiar un texto, que se han opuesto porque hay una movida muy grande, como en el femenino. Luego hay un problema, el mismo que con el fútbol femenino, si le das bases para ser profesional, la federación va a perder los ingresos que genera. La RFEF vive de los ingresos que genera en 2ªB y el fútbol femenino y eso les perjudica. Por eso llevamos 20 años retrasando modificar el convenio y le quedarán 2-3 años más, tranquilamente.

Soy del Oviedo, he tenido mi club en 2ªB. Soy socia del Langreo, que acaba de jugar contra el Depor. Es una categoría que me interesa y considero que hay que cambiarlo. Pero igual que la ley del deporte, no podemos tener textos que lleven 30 años sin modificarse.

Se viene hablando en los últimos años de puntos de inflexión del fútbol femenino. Cuando se llenó el Metropolitano, por ejemplo. ¿Cuál debe ser el siguiente paso?

Ganar la Eurocopa. Es el paso natural. Nos queda ganar algo con la absoluta. El cuento se puede joder de muchas maneras, pero se ganará este año o se ganará el siguiente. Un mundial es más difícil. Hay un factor que se llama Estados Unidos, que no por juego. Jugaron contra Suecia el otro día y les pitaron un penalti, que era fuera del área, en el 87 para empatar. Hay cosas que nunca vas a controlar. La Eurocopa es el siguiente paso. Y antes, que sea profesional, pero yo no tengo muchas esperanzas para el año que viene. Dentro de 3 lo veremos, porque los derechos audiovisuales se firman por trienios. Dudo que la federación suelte la pasta que se ha llevado por decreto de 3 años de derechos de televisión. Ojalá me equivoque. Venid todos a sacarme la captura de esta entrevista, estaré encantada. Pero ahora mismo no lo veo.

Siendo niño tuve la brillante idea de ser periodista. Y así me va. 

A pesar de los pesares aquí sigo. Intentando seguir las costumbres clásicas de la profesión. Véase consumir whisky y escribir sobre historias que normalmente no entran en la agenda setting. Odio la expresión “no lo verás en los medios”. ¿Dónde lo has leído entonces, ababol?