Sergio H. Valgañón

Redactor · Co-fundador

Cuando entré en la universidad me dijeron que los tres vicios que siempre acompañan al periodista son el café, el tabaco y el alcohol. El primero me sienta mal, el segundo me llevaría pronto a la muerte y del tercero mejor no hablar.

No concibo que el deporte acabe cuando el árbitro pita, cuando la bocina suena o cuando todos los participantes han llegado a la meta. Las mejores historias ocurren siempre lejos del terreno de juego.

El periodismo es el oficio más bello del mundo.